Nutriblog

> 3 formas de mejorar tu rendimiento deportivo

3 formas de mejorar tu rendimiento deportivo


El cansancio y la fatiga pueden hacer que tu cuerpo no responda como esperas y entregue sólo un porcentaje de lo que puede dar. Si te preguntas qué puedes hacer para aumentar tu rendimiento a la hora de entrenar, estos son algunos consejos que pueden ayudarte.


El aumento de resistencia para practicar deportes se puede generar, en parte, gracias a un plan de entrenamiento frecuente con rutinas que mejoren la condición física. Pero en paralelo, te recomendamos incorporar algunos hábitos que potencien el resultado.

Por ejemplo, modificar la alimentación para que el cuerpo obtenga los nutrientes necesarios o consumir suplementos que los otorguen. 

1. Cuida tu alimentación e hidrátate

Aunque pueda parecer básico es algo que a muchos deportistas se les olvida. El consumo de ciertos nutrientes es fundamental después de realizar actividad física, ya que ayudan a reducir la fatiga y agilizan la recuperación luego del desgaste muscular.

Lo ideal es que tus comidas sean programadas, para que no te saltes ninguna, y que sean balanceadas. En esta tarea, un nutricionista o nutriólogo puede ayudarte con un plan hecho a tu medida. De esta manera, si hay productos que no consumes, se puedan reemplazar.

Asimismo, la hidratación es esencial para restablecer el balance hidroelectrolítico. Recordemos que nuestro cuerpo regula la temperatura a través de la sudoración y si realizamos una actividad física, este proceso se intensificará.

Uno de los principales síntomas de la deshidratación es la fatiga. Lo ideal es que te hidrates antes, durante y después de entrenar. De esta forma estarás preparado para someter a tu organismo a mayor exigencia, podrás mantenerte en buenas condiciones mientras realices el ejercicio y luego podrás recuperarte.

2. Complementar tu nutrición

Si vas a exigirle más a tu cuerpo o quieres que su desempeño sea mejor, debes procurar que tenga todos los nutrientes necesarios para enfrentar este desafío. Para esto, los suplementos alimenticios son un excelente aliado.

Con esto nos referimos a las proteínas, aminoácidos ramificados (BCAA), creatina, B-Alanina, pre entrenamientos (mezcla ingredientes), electrolitos, vitaminas y minerales (ZMA: Zinc, Magnesio y Vitamima B6), estimulantes como la cafeína, entre otros.

En esta ocasión destacaremos dos que tienen suficiente evidencia científica:

Creatina

Se trata de un compuesto orgánico hecho de tres aminoácidos: arginina, glicina y metionina. Como lo demuestra este estudio del National Center for Biotechnology Information, este producto puede aumentar la capacidad para hacer ejercicios de gran intensidad, así como también aumentar la masa muscular.

La creatina regenera la fuente inmediata de energía. Aunque el cuerpo humano es capaz de sintetizarla -principalmente en el hígado y luego en gran parte en los músculos del cuerpo- también se obtiene del consumo de carne y pescado.

¿Cómo actúa? Como se explica en este artículo, lleva el agua al interior de la célula, por lo que se le considera un suplemento que evita la deshidratación durante pruebas de larga duración o gran intensidad.

En resumen, su consumo se traduce en más fuerza, mayor potencia y menos fatiga durante los entrenamientos. Entonces sirve principalmente para actividades como esprintar o levantar pesas. 

L-Carnitina

Este es una sustancia proteica que está de forma natural en nuestro organismo, pero que también puede obtenerse al comer productos lácteos y carnes rojas. Nuestro hígado la produce a partir de aminoácidos esenciales como la lisina y metionina. Algunas de sus principales funciones son transportar ácidos grasos al interior de las mitocondrias, que a la vez tienen la función de producir energía y preservar el glucógeno muscular.

En otras palabras, mientras más L-carnitina exista en tus músculos, mayor será la cantidad de ácidos grasos que podrán ser usados. De este manera, se genera un ahorro de glucógeno que es muy necesaria cuando se realiza actividad intensa. Aporta energía, así como mayor resistencia y disminuye el dolor muscular y el cansancio. Es decir, la L-Carnitina ayuda a la recuperación después del entrenamiento. 

3. Ten disciplina

Y con esto no nos referimos sólo a la constancia para entrenar, sino que también para descansar.

Un adulto entre los 18 a 64 años necesita dormir entre 7 y 9. Esto es imprescindible, ya que durante las horas de sueño se llevan a cabo funciones fisiológicas como: restablecer el almacenamiento de energía y consolidar la memoria. Debes dejar espacio para el descanso, porque es tan importante como el ejercicio.

Por otro lado, ser constante con tus entrenamientos te ayudará a tener un buen rendimiento. De nada servirá si haces ejercicio solo de manera aislada. Para mejorar la potencia muscular hay ejercicios específicos que pueden ayudar. Por ejemplo, los ejercicios isotónicos (movimientos con peso estático y constante), isométricos (que someten el músculo a tensión pero sin realizar movimiento) e isocinéticos (en los cuales se impone una resistencia al movimiento). 

Conclusión

Si quieres mejorar tu rendimiento deportivo hay diversas variables que debes controlar. Lo ideal es que combines una alimentación completa con la disciplina -desde la constancia en el ejercicio hasta las horas de sueño-.

Los suplementos alimenticios pueden ayudar a mejorar el desempeño físico, pero en ningún caso sustituyen una dieta saludable. Además, recuerda que antes de escoger el suplemento ideal para ti, lo mejor es que busques asesoría experta. De esta manera evitas consumir un producto que es incompatible con tu salud.

Suscríbete al Nutriblog