Nutriblog

> 8 Nutrientes que protegen el sistema inmunológico en adultos

8 Nutrientes que protegen el sistema inmunológico en adultos


Está demostrado que conforme avanza la edad, el sistema inmunológico pierde su capacidad para proteger al organismo contra las enfermedades, ¿Cómo puedes disminuir los riesgos que esto tiene para tu salud?

Conoce en nuestro siguiente blog los nutrientes que te ayudan a mantener el adecuado funcionamiento de tu sistema inmune aún con el paso de los años.

 

¿Qué importancia tiene el sistema inmune para la salud?

El sistema inmune es el encargado de defender al cuerpo de agentes externos potencialmente dañinos, por ello es fundamental mantenerlo saludable.

Funciona como un mecanismo de protección debido a que las células que lo componen, al entrar en contacto con la microbiota intestinal, aprenden a reconocer a ciertos agentes externos como benignos, regulando así la reacción que tienen las defensas frente a agentes desconocidos.

 

¿Cómo afecta la edad al sistema inmunológico?

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, “MedlinePlus”, a medida que el organismo envejece, los cambios que se presentan en el sistema inmunológico son:

  • Es más lento para responder, lo que aumenta el riesgo de enfermedades.
  • Propicia la aparición de enfermedades autoinmunitarias, mismas que ocurren cuando el sistema inmune ataca y destruye tejido corporal sano por error.
  • Retarda la sanación del cuerpo debido a que presenta menor cantidad de las células inmunitarias que favorecen la curación.
  • Disminuye la capacidad para detectar y corregir defectos celulares, lo que incrementa el riesgo a padecer cáncer.

Para evitar todo esto, la nutrición juega un papel muy importante ya que, según el estudio “ La estrecha relación entre la nutrición y el sistema inmunitario”, difundido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid , para que la defensa del organismo se realice con normalidad, se requiere un nivel adecuado de nutrientes que ayuden a:

  • Defender al organismo de patógenos infecciosos.
  • Mantener homeostasis inmunológica.
  • Comunicar correctamente con los sistemas nervioso y endocrino.
  • No reaccionar frente a las células del propio organismo.

 

¿Qué nutrientes consumir para aumentar la inmunidad?

Tal y como lo establece el estudio “Nutrientes e inmunidad”, publicado por el Hospital Universitario Vall d’Hebron, los principales nutrientes que poseen acción inmunoestimuladora son:

 

1. Vitaminas hidrosolubles

Este grupo conformado por las vitaminas B6, ácido fólico, B12 y C, representan una clase esencial de nutrientes que regulan la respuesta inmunitaria del organismo frente a posibles ataques externos (virus, bacterias, etc.).

 

2. Vitaminas liposolubles

Este grupo, integrado por las vitaminas A, D y E, posee importantes funciones que regulan la respuesta inmunitaria, como:

  • Ayudar a la correcta diferenciación de tejido epitelial.
  • Estimular la producción de células indispensables para el correcto funcionamiento del sistema inmune como leucocitos, anticuerpos, etc.

 

3. Hierro

Es un micronutriente que participa en diferentes reacciones del organismo como la transferencia de electrones, regulación génica, transporte de oxígeno y crecimiento celular. Su déficit afecta las funciones celulares del sistema inmune.

 

4. Aminoácidos ramificados (AARR)

Los aminoácidos de cadena ramificada, valina, leucina e isoleucina, son imprescindibles en muchos procesos que se dan lugar en el organismo, entre ellos los procesos inmunitarios. La leucina por ejemplo, regula la producción de anticuerpos.

 

5. Glutamina

Tiene efecto sobre el sistema inmunitario ya que es sustrato directo de los linfocitos y enterocitos, así como en la síntesis de nucleótidos.

 

6. Zinc

Ejerce efectos sobre varios tipos de células inmunitarias. Su déficit afecta la función inmune, los mecanismos de defensa del organismo y propicia padecer anemia y severa inmunodeficiencia.

 

7. Selenio

Es esencial para una respuesta inmunitaria correcta ya que contribuye a mantener la integridad de la membrana y proteger frente al daño del ADN. Su déficit dificulta la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos.

 

8. Cobre

Su déficit desfavorece a la función inmune y a los mecanismos de defensa del organismo, pues facilita la aparición de infecciones respiratorias, del tracto urinario y septicemia.

 

¿Qué alimentos contienen los nutrientes que favorecen al sistema inmune?

Para incluir estos nutrientes en tu alimentación, el sitio La Vanguardia explica que una dieta saludable basta para consumirlos todos de forma suficiente; para ello propone:

  • Eliminar consumo de grasas saturadas, alimentos ricos en azúcares y otros refinados.
  • Consumir a diario 2 raciones de verdura y entre 2 y 3 de fruta.
  • Comer verduras de color verde oscuro, como acelgas y espinacas, y otras de color anaranjado, como zanahoria y calabaza.
  • Potenciar el consumo de manzanas, peras, uvas, caquis y cítricos.
  • Aumentar el consumo de castañas, nueces y avellanas, no más de 20 gramos al día.
  • Incluir aporte proteico de legumbres, al menos en 2 o 3 comidas a la semana.
  • Eliminar el consumo de embutidos y carnes procesadas.

Adicional a ello, el departamento de salud y servicios humanos de Estados Unidos explica que el consumo de un suplemento multivitamínico/mineral también es favorable para aumentar la ingesta de nutrientes, pues permite que las personas obtengan las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales cuando no las cubren solo con los alimentos.

 

Recomendaciones adicionales para potenciar las defensas

Además de una adecuada alimentación y nutrición, para que el sistema inmunitario defienda apropiadamente al organismo de infecciones por bacterias, virus, hongos o cualquier otra sustancia extraña, es recomendable:

  • Dormir un suficiente número de horas.
  • Realizar de forma regular actividad física de intensidad moderada, caminatas de paso ligero a moderado, aproximadamente de 30 minutos diarios.
  • Llevar un ritmo de vida más relajado y evitar el estrés.
  • Cuando la dieta no es equilibrada, recurrir a complementos dietéticos, teniendo en cuenta que al mismo tiempo hay que mejorar paulatinamente los hábitos alimentarios.

 

¡Refuerza cuanto antes la inmunidad de tu cuerpo!

No permitas que el deterioro de las defensas en tu sistema inmunológico ponga en riesgo tu estado de salud a medida que pase el tiempo, mejor consulta con tu especialista en nutrición y juntos armen el plan de alimentos y suplementación adecuado para tu estilo de vida y condición física.

Mantente inmune a las enfermedades con los nutrientes necesarios.

Suscríbete al Nutriblog