Nutriblog

> Diferencias entre medicamento y suplemento alimenticio

Diferencias entre medicamento y suplemento alimenticio


Parte importante de cuidar tu salud es reconocer lo que necesita tu cuerpo en cada instancia y buscar asesoría experta.

Por eso es importante que entiendas que un medicamento es totalmente distinto a un suplemento alimenticio. Tienen fines completamente distintos ¿Sabes cuándo usar cada uno?

En el siguiente blog te explicamos las diferencias clave entre ambos.

A lo largo de la vida, tu cuerpo necesitará diversos productos y es fundamental que sepas cómo ayudarlo en cada instancia. Por ejemplo, puede que en algún momento necesites mejorar su rendimiento y, en otro, aliviar algún dolor. Para que lo asistas de la manera adecuada, debes conocer las diferencias entre los productos disponibles. ¿Sabes cuáles son las diferencias entre un medicamento y un suplemento alimenticio? Partamos por las descripciones generales.

 

¿Qué es un medicamento?

Según el Instituto de Salud Pública de Chile, un medicamento es “cualquier sustancia, natural o sintética, o mezcla de ellas, que se destine al ser humano con fines de curación, atenuación, tratamiento, prevención o diagnóstico de las enfermedades o sus síntomas, para modificar sistemas fisiológicos o el estado mental en beneficio de la persona a quien le es administrado”.

Así, son productos farmacéuticos las materias primas activas, los preparados farmacéuticos, las especialidades farmacéuticas y los medicamentos herbarios tradicionales. Aunque lo más común es que sean de síntesis química, también hay principios activos que provienen de extractos naturales. Los medicamentos, en su mayoría, son elaborados en laboratorios farmacéuticos y existen estudios que comprueban su efectividad y los efectos secundarios, a través de ensayos clínicos.

Hay múltiples formas de clasificar los medicamentos, desde su indicación hasta la administración. Para su consumo, es necesario seguir las instrucciones del médico que lo prescribe o del químico farmacéutico que lo vende en la farmacia, de manera que se tenga certeza que es efectivo para la patología y sus compuestos no causen intolerancia.

 

¿Qué es un suplemento alimenticio?

Para definir qué es un suplemento alimentario, hay que tener en cuenta el organismo nacional que emite las directrices y regulaciones pertinentes. ¿Por qué?

En el caso de Chile, el Ministerio de Salud determina los ingredientes permitidos, concentraciones y características requeridas para denominar a un alimento como suplemento alimenticio. Para esto, se basa en el Reglamento Sanitario de los Alimentos.

La normativa de suplementos alimenticios varía de país en país. En Chile, por ejemplo, hay algunos que no son aceptados.

En Reglamento Sanitario de los Alimentos definen a los suplementos alimenticios como productos que son especialmente elaborados para suplementar la dieta con un objetivo saludable y contribuir a mantener o proteger estados fisiológicos característicos tales como adolescencia, adultez o vejez.

Asimismo destaca que su composición debe corresponder a ingredientes presentes naturalmente en los alimentos (es decir, vitaminas, aminoácidos, enzimas, ácidos grasos esenciales) y que se puedan distribuir en diferentes formatos como líquidos, polvos, comprimidos, etc.

La gran diferencia entre medicamentos y suplementos alimenticios está en su propósito

Para entender la diferencia entre ambos, es necesario tener claros estos 2 puntos clave:

 

1. Los suplementos no curan enfermedades

A diferencia de los medicamentos, los suplementos alimenticios no están elaborados para curar enfermedades o atenuar dolores. Es decir, un suplemento jamás podrá sustituir un medicamento.

Es primordial entender que sus fines son muy distintos. Como su nombre lo dice, su función es suplir alguna carencia generada por una mala alimentación, la práctica de algún deporte o, incluso, estrés.

En el caso específico de los alimentos para deportistas, el mismo Reglamento Sanitario de los Alimentos en Chile aclara que están creados para el uso de personas sanas, en especial quienes realizan ejercicios físicos pesados y prolongados.

Por lo mismo, no consideran hormonas o compuestos con efecto anabolizante ni cualquier sustancia con acción estimulante sobre el sistema nervioso, salvo aquellas que estén expresamente autorizadas.

2. Los suplementos buscan regular y equilibrar el organismo

El principal objetivo de estos productos es entregar al cuerpo nutrientes que le permitan volver o mantener su equilibrio. Es decir, deben ser consumidos por personas sanas o que siguen un en tratamiento para estar saludables.

Por ejemplo, consumir el suplemento alimenticio correcto (y en la medida correcta) ayuda a rendir al máximo y evitar el deterioro muscular después del entrenamiento deportivo.

 

Conclusión

Antes de tomar cualquier medicamento o suplemento alimenticio, te recomendamos determinar cuidadosamente cuáles son tus necesidades. ¿Buscas tratar alguna dolencia? ¿Necesitas reforzar la ingesta de nutrientes? Como ves, son objetivos muy distintos, con soluciones diferentes.

Mediante este pequeño análisis podrás determinar si la solución que necesitas es un medicamento o un suplemento alimenticio.

Recuerda que si tu caso requiere resolver un problema médico, debes recurrir a un profesional de la salud. En cambio, si quieres mantener tu cuerpo sano y complementar tu dieta, entonces el suplemento alimenticio adecuado puede ayudarte.

Suscríbete al Nutriblog